“Velázquez tiene vínculos con la mafia y va a conspirar”

Payo advirtió a Marito que su vicepresidente le sacará el poder en 3 años y habló de su enemistad con Zacarías, Se convirtió en el personaje de la semana al romper el molde y enfrentarse a gritos con sus colegas en el Congreso. En esta entrevista, el senador Paraguayo Cubas no se guardó nada y nadie se salvó de sus acusaciones. Asegura que no tiene nada que perder y advierte que los cintarazos van a seguir: “Hoy estoy en el estómago del sistema, y vamos a llegar a la aorta”, afirmó.

–¿Su comportamiento es actuado? ¿Calculado? ¿Tiene un objetivo?

–Toda mi vida fui así. Mis compañeros de colegio y de facultad saben. A mí me parece que es más peligroso un loco que no parece estar loco. No me hace ningún daño que digan que estoy loco. Yo mismo lo digo.

–¿Qué le tranquiliza?

–Tomo un remedio de noche porque tengo muchos calambres, y tomo té de lechuga para dormir bien, se calienta sin que hierva y le bajo.

–¿Se considera la piedra en el zapato de sus colegas legisladores?

–No. Ellos son la piedra en mi zapato. Con 40 años de lucha no puedo ser la piedra en el zapato de nadie. Toda mi generación perdió. Soy uno de los últimos cincuentones supuestamente revolucionarios de otrora, y qué puedo decir de ellos, nada. A medida que se van muriendo mis amigos les digo que por lo menos no van a decir de mí que fui un inútil.

–¿Y en qué momento decidió salir del molde y enfrentar al sistema?

–Esta decisión de cargar mi bayoneta yo la tomé hace tres años. Me levanté un día y dije que quiero ser feliz. Mi señora y mi hija me apoyaron. Y todo esto que la gente lo llama quilombo, yo lo llamo acto de civismo.

–¿Qué piensa de la reacción de la gente? Muchos comparten su postura y otros critican su actitud diciendo que no es la forma.

–Creo que hay tres tipos de públicos para estos eventos que se sucedieron. Uno es el que yo represento, que es el voto bronca, hay un malhumor social. Esa gente sabía que iba a venir a hacer esto y estoy cumpliendo lo que prometí. Y luego hay otro sector que está de acuerdo, pero que son más conservadores. Esos están de acuerdo, pero no les gusta la forma en la que hago. Hay gente que me pide que baje tres cambios porque tienen miedo de que todo esto que estoy haciendo caiga en saco roto. Después están los tipos que evidentemente son del sistema, sojero, ganadero de gran extensión, claro que van a estar en contra mía porque digo que hay que tipificar el latifundio y que a los brasileños sojeros invasores hay que llevarlos al paredón.

–¿Prosperará el pedido de suspensión en su contra?

–No va a prosperar, por los votos y el fondo jurídico del problema. El artículo 97 del Reglamento de la Cámara de Senadores dice que en los casos de acuerdos constitucionales las sesiones serán obligatoriamente reservadas. Habla de los acuerdos constitucionales. Pero eso murió con el artículo 28 de la Constitución Nacional, donde dice que el acceso a la información de fuentes públicas es irrestricto. Las fuentes públicas son el Gobierno y sus dependencias. Cuando el presidente nombra a un embajador, el Senado le da el acuerdo. Pero la designación de un miembro de la Corte no envía el Poder Ejecutivo. No se le da el acuerdo constitucional al Consejo de la Magistratura.

–Es decir, que aunque fuera reservada para la interpretación de algunos, no es un acuerdo constitucional.

–Exacto. A mí me pone nervioso que esta fue la cuarta vez que pedí que una reunión de esta naturaleza sea abierta, pero sale gente como Calé (Galaverna) diciendo que el reglamento es muy sabio y en caso de duda se vota, y ellos te matan, con un par te matan un póquer. No se puede votar algo que es inconstitucional.

–¿Qué buscan al no permitir que la sesión sea abierta?

–El poder radica en el Senado, (Enrique) Baccheta, (Javier) Zacarías, (Juan Darío) Monges, (Antonio) Barrios y otros delincuentes saben que en el silencio se opera, se mata, se da vida. Ellos hacen que la reunión sea secreta porque se vende la imagen que ellos son los que van a conseguir que fulano o mengano sea ministro de Corte, y hace que ingenuos como PPQ o bandidos como Hagamos o efrainistas y llanistas que ya le tienen a Gladys Bareiro de Módica y a (Antonio) Fretes hagan espíritu de cuerpo, donde entran los tiernos y con ellos cometen la atrocidad de que sea secreta la sesión. El poder se ejerce sin ruido. Yo no tengo poder, agito pero no produzco.

–¿Por qué se toma con Javier Zacarías Irún?

–El problema surgió cuando me candidaté a intendente (de Ciudad del Este) y él también. La política tiene un virus, o es el poder por el poder o es el poder por el servicio. Yo perdí y mis clientes empezaron a ser extorsionados por Zacarías. Yo era abogado de las más grandes empresas de Ciudad del Este: Shopping Americana, Shopping Continental, Shopping Paraná, Shopping Barcelona, me pagaban bien, pero como empezó el tema de la competencia política, él comenzó a enviar a sus hurreros con una parrilla frente a la puerta del shopping y el humo adentro, me iba a hablar con la gente pero me decían que el intendente les autorizaba. No había forma de sacarlos o enviaba esos que inspeccionan bocas de incendio y mandaba clausurar los shoppings. Entonces les decía que les iba a volver a habilitar si cambiaba su abogado, o sea a mí.

–¿Le sacaba trabajo?

–Yo llegaba a facturar 3.000 dólares al mes, Zacarías les iba sacando la comida a mis hijos con esa actitud primero. Él quería que yo trabaje para él en los barrios y yo tenía mi propio proyecto. También el tema de la muerte de una niña en una plaza pública (Sara Amapola Insfrán, de dos años, falleció tras pisar un cable pelado). Se electrocutó y yo me hice cargo en forma personal, ni los padres denunciaron. Y así fue creciendo el tema, hasta ahora de ambas partes, solo que yo soy más agresivo.

–¿Qué piensa de la investigación que llevará adelante la Fiscalía contra el clan Zacarías?

–Hicimos como 10 denuncias contra Zacarías. Se va a encontrar todo tipo de enriquecimiento ilícito. Departamentos en Brasil, Estados Unidos, Londres, cuentas. Sandra Quiñónez creo que lo va a tener que hacer para redimirse.

–¿Redimirse de qué?

–Sandra Quiñónez tiene que explicar por qué se reunía en el Hotel Armele sobre Palma y Colón en el décimo piso con Chicharõ (Rubén Sánchez) antes de ser nombrada en varias ocasiones. Después se le nombró. Quiñónez entró por el cupo del narcotráfico. La Embajada ahora le dice ‘bueno, vos vas a ser la fiscala, pero de aquí no me vas a cruzar la línea’. Ella tiene que hacer bien las labores porque Estados Unidos no quiere más tanto quilombo en el Sur.

–¿Está diciendo que el narcotráfico influyó para que sea designada fiscala general del Estado?

–Los grandes narcotraficantes influyeron, no Cucho (Reinaldo Cabaña). Cucho es un tipo de barrio, conocido por los perros. Hay un tipo que trabaja con José Ortiz (gerente de la tabacalera de Cartes), que es el mayor narcotraficante desde Brasil hasta Tierra del Fuego. Se dice que tiene mil camiones que trae y lleva diariamente, nadie entra ahí. Es un lugar custodiado por militares, un puerto que está ahí en Canindeyú. Y la hermana de Sandra Quiñónez (Soledad, ex titular de la Secretaría Anticorrupción) no llevó a nadie ante el Ministerio Público en 5 años. Nadie fue investigado por la Secretaría Anticorrupción. En la época de Cartes, Tony Barrios (ex ministro de Salud) mató más que el EPP, y Sheila Abed (ex ministra de Justicia) robaba G. 40.000 por día a los 15.000 presos.

–¿Usted mencionó en una entrevista los negocios de Cartes en Israel?

–Los negocios de Cartes no son con la comunidad judía, sino con los israelíes. Es con Netanyahu. Simon Falic es su principal aportante en el mundo. Y Darío Messer es el representante en Paraguay de Falic. El que le llevó los negocios de Falic y Messer a Cartes fue Zacarías Irún y le sirvió para redimirse. Cartes no tenía acceso antes. Agua, espacio territorial, esos son sus negocios a largo plazo.

–¿Cree que Cartes ya no volverá a intentar jurar como senador?

–Ya no. Ya le bajaron el pulgar. Él es un capataz nomás. Él no es un patrón como dicen. Las industrias farmacéuticas, combustibles y las financieras son los patrones.

–Javier Díaz Verón, Ulises Quintana, González Daher... ¿quién sigue?

–El siguiente va a ser Monges. Se reabrirán sus causas en la Fiscalía, de las denuncias de la Contraloría en su contra. Sandra Quiñónez, que se deje de joder, la amiga de los narcotraficantes, que reabra la causa de Monges, porque todavía no perimió. Después van a ir Zacarías Irún, Cuevas, Dionicio Amarilla, y después le vamos a agarrar a Bacchetta. Y después me voy a ir yo, porque tengo muchos procesos, por haber pintado cosas, pero no tengo causas por haber robado.

–¿Qué sabe de los nexos de Quintana con Cucho?

–A Ulises lo conozco bien desde que tenía 5 años. Nosotros los abogados de frontera tenemos clientes que son todos delincuentes. Narcos, asesinos, contrabandistas son nuestros clientes, pero nosotros les damos otro nombre: paseros, falsificadores, y Ulises dentro de su ingenuidad hubiera dicho que Cucho es su cliente y qué importa que sea narcotraficante. Mis clientes paseros me prestan sus autos, sus casas, no son mis cómplices, Ulises es un buen tipo, no creo que sea narcotraficante.

–¿De qué manera cree que afectó al Gobierno este hecho?

–Marito tiene nexo con todos los políticos. Marito para mí es un muñequito de torta que no influye en nada. Pero los políticos que lo rodean tienen contacto hasta con marcianos. Los que estamos en esto tiramos nuestro honor a los perros de la calle. Y se está expuesto. Marito es producto de una mayoría parlamentaria, no de un liderazgo natural. Él construyó con otros de su movimiento una mayoría parlamentaria. Cartes hizo otra cosa, construyó un equipo político con dinero. Marito no es una persona con el don de liderazgo, es un tipo sin novedad. Solo tiene carisma porque es lindo sobre todo para las mujeres y para venderle al país.

–¿Qué piensa de los nombramientos en el Gobierno?

–Te demuestra su falta de liderazgo. Y es lo que él prometió, trabajo y puestos para sus correligionarios. Acá habrá muchos más nombramientos, pero existe un problema mucho más grande para Marito, que se llama Hugo Velázquez.

–¿Por qué?

–Hugo Velázquez ejerce el poder en silencio. Va a conspirar. Tiene equipo político, económico y vínculos directos con el narcotráfico, la mafia, ere eréa, ese es el cuervo que creó Marito. De aquí a tres años, Hugo Velázquez va a ser el presidente del Paraguay. Sandra Quiñónez es tajyra (hija) de Hugo Velázquez; él es un talento para el mal en la política.

–¿Qué opina de la guerra interna entre los colorados?

–Los colorados no tienen guerra interna. Ellos dan la apariencia de una guerra interna para monopolizar el espectro político, por eso es que los liberales están fundidos y opacados, no son oposición. La oposición son los propios colorados y algunos tavyrones, como Desirée Masi y yo. No hay guerra interna, crean la situación para dominar el escenario. Son cuestiones de negocios coyunturales nada más.

–¿Cómo ve los 45 primeros días de Gobierno?

–(Marito) Es liviano, ya la cagó, no tiene liderazgo y ya trasluce eso, no golpea la mesa, no ejerce el poder, parlamentarios de Añetete toman la decisión por él. Va a terminar como un títere.

–¿Se deben repatriar los restos de Stroessner?

–Tiene que venir Stroessner. La historia no se puede dejar atrás. Stroessner no era un dictador, era un tirano.

–¿Las cintareadas van a seguir?

–Van a seguir. Y con hebilla.

Articulos Relacionados

Comentarios