Nacionales

Camaristas revocan resolución y dispone conceder medidas a un comisario que robó 150 mil dólares

Los camaristas Efrén Giménez, Raúl Insaurralde y Juliana Giménez Portillo en plena cuarentena por el coronavirus admitieron la apelación presentada por el abogado Julián Benítez contra el A. I. nº 65 de fecha 11 de marzo del 2020, y revoca la misma resolución y ordena al juez de garantías a otorgar arresto domiciliario al comisario Fabián Fernando Barrios Sosa. 

  • 20/03/2020 • 10:49

El jefe policial está procesado por asaltar e intentar violar a una comerciante, en su despacho en la subcomisaría 52ª de la fracción Piro’y.

Los cuestionados camaristas en plena cuarentena revocaron la resolución de la juez inferior y ahora el comisario podrá estar en libertad.

ANTECEDENTES

Los hechos sucedieron el 12 de abril de 2019, cuando la mujer G. O., de 24 años, una amiga y un hombre viajaban en un automóvil desde Encarnación (Departamento de Itapúa) a Ciudad del Este cuando fueron retenidos en el kilómetro 28 del distrito minguero en un retén policial. Seguidamente, los agentes obligaron a los ocupantes a descender del rodado para una minuciosa inspección.

Los intervinientes revisaron la valijera, puertas, guantera y todos los bolsos, hasta que abrieron una mochila y encontraron el millonario monto de dinero.

Los agentes consultaron a quién de ellos pertenecía el dinero, momento en que la víctima respondió que era de ella. Seguidamente, los uniformados se apoderaron del paquete de billetes y la llevaron en otro vehículo a la mujer en sede policial. Por el camino le aplicaron una golpiza porque la afectada reclamó porqué estaban actuando de esa manera. 

A su vez, las otras dos personas fueron igualmente conducidas a la subcomisaría 52ª, a punta de arma de fuego y agachadas para evitar ver por dónde circulaban. Luego de 20 minutos aproximadamente llegaron a la sede policial. Una vez en el lugar, Barrios Sosa pidió a sus subalternos que salieran del despacho y allí habría dicho a la mujer «vos tenés que olvidarte nomás ya de esa plata, primero nadie va a creer que es de vos y segundo nadie de los dos quiere viajar».

La afectada totalmente aterrorizada le dijo al jefe policial que iba a gritar, pero el comisario se levantó, le tocó sus pechos, la cintura, nalgas y sus partes íntimas. Luego, la denunciante le pidió que al menos le diera para su pasaje, momento en que el encausado presuntamente tomó un fajo de billetes, 4 mil dólares, y le metió entre las ropas íntimas, aprovechando nuevamente para manosearla.

Finalmente, las tres personas fueron liberadas en el cruce del kilómetro 30 y allí nuevamente amenazadas de muerte para no denunciar el hecho. La víctima del robo y coacción sexual, no denunció al principio el hecho hasta que con el asesoramiento de un abogado formuló la acción penal. Fuente: TNPRESS.