Paraguay suscribe leyes, pero no baja tasa de muertes en siniestros viales

Nuestro paí­s figura en el informe sobre la situación mundial de la seguridad vial (muertes en carretera) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el que tiene toda la legislación que obliga al uso del cinturón de seguridad, asientos de retención de nií±os, cascos para motociclistas, lí­mites de la velocidad y prohibición de conducir bajo efectos del alcohol.

A pesar de ello, el Paraguay sigue teniendo una de las tasas más altas de fallecimientos en siniestros viales, que en el 2016 alcanzó 17,5 por cada 100.000 habitantes, de acuerdo con datos proporcionados por la Agencia Nacional de Tránsito y Seguridad Vial (Antsv).

En el taller internacional de periodistas sobre Seguridad Vial celebrado la semana pasada en Buenos Aires (Argentina) quedó de manifiesto que en nuestro medio se tienen las normas necesarias, pero que estas prácticamente son letra muerta por el número de personas que pierden la vida en percances automovilísticos, los cuales van en aumento y son absolutamente prevenibles.

Eugenia Rodrigues, asesora regional de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), recordó que los cinturones de seguridad deben estar en asientos delanteros y traseros; en tanto que los cascos deben estar abrochados a la cabeza y cumplir normas de calidad internacional, al igual que los dispositivos de retención de niños que van en función de edad, talla y peso.

Sobre la velocidad insistió en que lo recomendado es de 50 kilómetros/hora en las áreas urbanas y 30 kilómetros/hora en zona de escuelas.

INCUMPLIMIENTO. Alberto González, del Observatorio Vial de la Agencia Nacional de Tránsito y Seguridad Vial, sentenció que en nuestro país no se cuenta con los recursos suficientes, ya sea económico y de personal, para enfrentar con éxito esta problemática.

En ese sentido resaltó que la Antsv fue creada hace tres años y lejos de crecer tiende a reducirse, atendiendo que de su presupuesto inicial de G. 10.000 millones ahora baja a solo G. 8.000 millones, contando con 30 funcionarios de los cuales 20 son administrativos.

“Esta agencia debería crecer horizontal y verticalmente. Pero la realidad es otra. Y así es difícil cumplir con todo lo que pide la ley en dos o tres años con tan escaso presupuesto e interés”, lamentó.

Al hacer una comparación con la campaña para enfrentar la epidemia del dengue, dijo que Salud Pública cuenta con una dirección y un departamento para encarar una lucha, mientras en su ámbito ni siquiera pueden solventar un spot televisivo de 30 segundos. “¿Cuántas personas enferman y cuántas mueren al año por dengue? Si comparás con los lesionados y muertos que hay en el tránsito se tiene que es ínfimo en relación al dengue. Sin embargo, en presupuesto y recursos humanos, la diferencia es abismal”.

 

 

Opinión
“Sin dudas faltan más recursos y personal”
“Nuestra legislación tiene las normas según cada caso. En el informe de la OMS figura que estamos bien en materia de legislación pero de ahí a que se cumpla ya es otra cosa. Sin dudas faltan más recursos económicos, personal e incluso capacidad. Se deben aplicar más controles, poner policías detrás de cada conductor y darles educación desde chicos a nuestros niños. Pero cambiar la cultura de la gente es una cuestión que cuesta mucho y lleva bastante tiempo”. Alberto González,Observatorio Vial.

Articulos Relacionados

Comentarios