Odisea para llegar a la capital

Odisea para llegar a la capital

SAN LORENZO. Acceder a Asunción por las rutas Nº 1 “Mcal. Francisco Solano López” y Nº 2 “José Félix Estigarribia" es más lento y complicado por los baches y las obras, sumados al aumento del parque automotor.

Atravesar San Lorenzo en hora pico, en especial lunes y viernes, requiere de extrema paciencia y cuidado en la circulación, porque en la cola de vehículos, a paso de tortuga, hay que ir sorteando los incontables baches.

La “Ciudad universitaria”, tras las últimas lluvias, parece que tiene más cráteres que la Luna. 

Una de las vías que literalmente parecen bombardeadas es General Genes. La arteria es utilizada por los vehículos que provienen tanto de ruta 1 como de la ruta 2, que prefieren evitar pasar por la zona centro de la ciudad, donde el caos vehicular se siente peor, para retomar metros más arriba la avenida Mcal. López o Mcal. Estigarribia.

En cuanto a la avenida Mcal. López, se encuentra clausurado el carril sentido capital-interior, porque allí se realizan obras de alcantarillado sanitario. Los trabajos se iniciaron el pasado 4 de marzo y el plazo de conclusión es de 45 días.

Lea más:Por obras cerrarán, Mariscal López en San Lorenzo

Los automovilistas y demás usuarios, como los del transporte público que viene del interior, deben girar al ramal que une San Lorenzo con Luque para luego tomar el desvío en la calle Virgen del Rosario, a fin de retomar Mcal. López, o bien, seguir hacia Luque para tomar la avenida Laguna Grande.

Por otro lado, la ruta Mcal. Estigarribia, con la construcción del frustrado metrobús, perdió en varios tramos el tercer carril, donde se instalaron bloques de cemento que iban a ser las paradas. Además de ser tortuosa la cola en hora pico, el carril de cemento que se hizo para que circule el bus de tránsito rápido es un peligro en varios sectores, por falta de buena terminación, y el peatón ya no tiene franjas de seguridad.

Centro de San Lorenzo

Las calles céntricas de la ciudad están minadas de pozos que se convierten en verdaderas trampas, porque no se visualizan de noche ni de día cuando llueve. Resulta que son excavadas y, una vez terminado el trabajo, ya no reponen en forma el pavimento. Los trabajos están a cargo del Consorcio Sanitario San Lorenzo, contratista del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC).

Lea más: MOPC ayudará a San Lorenzo a tapar agujeros de las calles

Las obras se realizan en el marco del proyecto de rehabilitación o construcción de 133 kilómetros de alcantarillado sanitario, mediante un préstamo del BID, y busca que resuelva el problema de aguas residuales que padece el distrito desde hace décadas.

También contribuyen a que haya baches los sistemas precarios y sin mantenimiento, como los desagües cloacales y pluviales.

Fuente de la Noticia

Comentarios

Articulos Relacionados