El afán de reinventar

El afán de reinventar

En el mundo entero hay una creciente conciencia por la reutilización del mobiliario porque las opciones de recuperar y reinventar son infinitas. Los románticos de lo vintage están siempre pendientes de las ferias de segunda mano; y desde luego la preciada herencia de familia.

En estos hogares siempre hay lugar para un detalle más, y si fue refaccionado con las manos del propietario, mejor. Así es como cada rincón tiene un mueble con historia emotiva.

En este quincho predominan los azules, las telas seleccionadas Pilar para vestir tanto la mesa como almohadones; mientras que la vajilla y la mesa con sillas de hierro para el disfrute, frente a la piscina son de Nueva Americana. Todo lo demás fue comprado en anticuarios, ya que la dueña de casa cuenta que es fanática de estas piezas, y siempre agrega algún detalle. Comenta además que, junto con su hermana, tienen como hobby hacer vitrales, pintar cuadros y refaccionar muebles en distintas técnicas.

Una vez en el interior, el estilo no cambia, se mantiene fiel al gusto por lo retro y lo combinan con tapates y flores de Plaza Hogar y Feria Asunción. La cocina, obra de la arquitecta Ámbar Nacimiento, se presenta con predominancia de blanco y tonos pastel. En la misma se observa una mesada de mármol negro y acompaña un par de banquetas. También está allí una coqueta balanza de almacén de antaño. En uno de los exhibidores se exhiben juegos de té de más de 50 años, legado de abuelas y tías, muy al estilo británico Shabby Chic, con algunos toques de verde desgastado, y otros tonos trabajados con patina. En la sala llama la atención un antiguo baúl y una máquina de coser que ahora es una lámpara, donde se colocan unos portarretratos.

Los espacios son plenamente familiares en los que se comparte una rica comida y la hora de la merienda. Nunca falta una exquisitez o unas flores para llenar el alma de aromas y recuerdos.

alba.acosta@abc.com.py Fotografía: Virgilio Vera

Fuente de la Noticia

Comentarios

Articulos Relacionados