“Nunca salí­ y nunca miraba”

“Caminamos los íºltimos dí­as para mi libertad. Caminamos de noche nomás”, dijo Bernhard Blatz luego de ser liberado y relató que siempre los tuvieron cautivos en un mismo lugar. Agregó que Franz Hiebert tení­a una herida en la pierna, pero caminaron juntos.

Caminamos los últimos días por mi libertad. No sé cuántos días, caminamos algunas noches nomás. Quedamos solos y a la mañana pedí un teléfono para llamar a mi papá, relató el más joven de los secuestrados.

Él estaba bien, muy feliz, muy contento también. Tenía (una herida) por su pierna, no sé qué era; estaba como yo, caminamos los dos juntos bien, agregó sobre la condición de Franz Hiebert, quien es trasladado a la capital para una mejor asistencia médica.

Sobre sus condiciones de cautiverio, dijo que nunca se movieron de lugar y que al menos los alimentaron bien. De noche yo dormía, nunca estaba levantado. Comimos bien; gracias porque comimos bien, afirmó y agregó: Yo estaba en un lugar, nunca salí y nunca miraba.

Por el momento, Blatz no hizo referencia alguna sobre Edelio Morínigo, el policía que sigue en manos del EPP

Fuente de la Noticia

Articulos Relacionados

Comentarios