Solo las grandes movilizaciones ciudadanas hacen temblar a polí­ticos

Solo las grandes movilizaciones ciudadanas hacen temblar a polí­ticos

En los íºltimos seis aí±os, las movilizaciones ciudadanas pusieron en aprietos a la clase polí­tica, que con sus abusos despertó del letargo a la sociedad. Las maniobras en el Congreso son las causas.

El nuevo escándalo con el diputado José María Ibáñez, quien pese a admitir días atrás haber cometido un acto de corrupción en el caso Caseros de Ororecibe la protección de sus colegas, ha despertado nuevamente a la ciudadanía y los sectores sociales. Y es que estos entienden que la única forma de hacer temblar a la clase política son las masivas protestas ciudadanas, escraches y una fuerte presión social, con la intención de frenar los abusos, casos de corrupción y tráfico de influencias.

Para muestra valen estos ejemplos. En los últimos años, tres grandes movilizaciones y fuertes escraches sembraron el pánico entre los políticos e incluso frenó el plan de reelección de Horacio Cartes.

Desbloqueo. En la mañana del 5 de junio de 2012, los partidos tradicionales ANR y el PLRA, de la mano del Unace, se unieron para archivar la propuesta de modificación de la ley de desbloqueo de listas sábana.

Apenas se supo del rechazo de la modificación de la ley de desbloqueo, así como la postergación de la medida hasta el 2015, los alrededores del Congreso fueron escenario de rabia, furia e indignación ciudadana, que derivaron en escaramuzas, cuando manifestantes y policías se enfrentaron a pedradas y cachiporrazos. La multitud prometió el repudio público a los parlamentarios y sus familias, donde sea que estos se dejen ver. Los senadores tuvieron que “huir como ratas” por la Costanera.

Caso Víctor Bogado

Apenas un año después, el 14 de noviembre de 2013, la Cámara de Senadoresblindó a Víctor Bogado durante la sesión ordinaria al no conceder el desafuero solicitado por el juez Julián López para que el legislador sea investigado por cobro indebido de honorarios y estafa. La votación se hizo en forma nominal y cada senador reveló su voto. Para el desafuero se necesitaban 30 votos y el resultado fue de 22 a favor y 23 en contra.

El blindaje que dieron los senadores a Bogado generó la indignación ciudadana que también salió a las calles, hasta el punto de que locales comerciales y gastronómicos

prohibieron la entrada de “los 23”, en un hecho sin precedentes, que generó incomodidad en los legisladores.

Enmienda. La última gran movilización se registró el último día de marzo del año pasado, luego de que los senadores del oficialismo colorado, disidentes liberales y del Frente Guasu aprobaron un proyecto de enmienda constitucional para habilitar la reelección presidencial, atropellando la Constitución.

Esto despertó la ira ciudadana y adherentes de la oposición, quienes protestaron por un nuevo intento de violación constitucional. Un joven dirigente del PLRA, Rodrigo Quintana, de 25 años, murió tras recibir el disparo de un policía, quien irrumpió en la sede de la agrupación política buscando a supuestos protagonistas de la protesta. Todo el escándalo, finalmente, hizo recular a Cartes.

Sin duda, solo las movilizaciones pueden cambiar la historia.

Fuente de la Noticia

Comentarios

Articulos Relacionados