Villamayor califica a Payo Cubas de intolerante y con incapacidad de diálogo

Villamayor califica a Payo Cubas de intolerante y con incapacidad de diálogo

El ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, describió al senador Paraguayo Cubas como violento, intolerante y sin capacidad para el diálogo, tras protagonizar disturbios en una comisión del Senado. Lamentó su actuar y dijo sentir una profunda decepción.

“Es una actitud (la de Paraguayo Cubas) que se funda en la intolerancia, la incapacidad de diálogo, de debate y la incapacidad de sostener una postura. Cuando uno llega a la violencia es porque ya no puede racionalizar los hechos”, indicó el ministro del Interior.

La reunión comenzó con la comparecencia turno a turno de los oficiales, quienes fueron para responder a los cuestionamientos que se les viene haciendo desde hace varios días y por los que, hasta ahora, se les impide el ascenso.

Cubas tomó la palabra y realizó su descargo contra el comisario principal Aurelio Marín, jefe de la Dirección contra Hechos Punibles, Económicos y Financieros de la Policía, a quien el legislador tildó de zacarista, bandido, entre otros gruesos epítetos.

Puede leer: Asistente de Lugo critica a Payo Cubas tras incidentes en el Senado

Toda la situación y el descontrol del parlamentario provocaron en Villamayor “una gran decepción”, ya que la democracia se construye respetando las ideas de los demás, subrayó en contacto con radio Ñandutí.

Paraguayo Cubas derrama agua a senador, a ministro y a comandante

En un video, publicado en la cuenta de Facebook del propio senador, se ve cuando Paraguayo Cubas arrojó una tapa de botella de agua y se levantó gritando contra las autoridades, mientras otros intentaban calmarlo.

Marín es sindicado como un protector del clan Zacarías en Alto Paraná. Además, Payo lo acusa de no proteger a su esposa, Yolanda Paredes, durante una manifestación, donde recibió un disparo.

“No hay evidencia de eso (la acusación contra Marín)”, agregó el secretario de Estado.

La corrupción, el padrinazgo político, el tráfico de influencias, agresiones verbales y hasta físicas entre los miembros del Congreso dan de qué hablar y dejan en descubierto la decadencia en la que cayó el Poder Legislativo.

Fuente de la Noticia

Comentarios

Articulos Relacionados