Entraron a casa simulando ser de Senad y se llevaron armas, dinero y camioneta

Entraron a casa simulando ser de Senad y se llevaron armas, dinero y camioneta

Un grupo de personas ingresó a una vivienda particular haciéndose pasar por agentes de la SENAD y terminó sustrayendo varias armas de fuego, dinero en efectivo y una camioneta. El hecho se registró el sábado en horas de la tarde en la localidad de Mayor Otaño, departamento d

El comisario Helio Samudio, jefe de Investigaciones de Itapúa, en entrevista con ABC Cardinal refirió que entre 6 a 8 personas llegaron hasta una vivienda a bordo de una camioneta tipo furgón con armas de fuego, chalecos y placas de la Secretaría Nacional Antidrogas (SENAD).

Al ingresar al sitio, los mismos habían preguntado por el hijo de la pareja dueña de casa, quien en ese momento no se encontraba presente, además de buscar con insistencia lo que ellos llamaban “la mercadería”.

Los sujetos lograron apropiarse de un rifle y otras armas de fuego que había en la vivienda, así como dinero en efectivo -cerca de G. 5.000.000-, teléfonos celulares y una camioneta que era propiedad de la familia, según el Crio. Samudio.

De acuerdo a la versión que manejan desde la Policía, al hablar de “mercadería” aparentemente los perpetradores se estaban refiriendo a droga, aunque esta hipótesis aún no logró ser confirmada.

Arnaldo Giuzzio, titular de la Secretaría Nacional Antidrogas (SENAD), indicó a Radio La Unión que las personas que se hicieron pasar por agentes de la institución hasta ahora no lograron ser identificadas, sobre todo por la falta de imágenes de apoyo.

La estrategia utilizada por los responsables del hecho fue fingir la realización de un allanamiento, para lo cual habrían falseado la vestimenta y las identidades, indicó.

Personal de la sede regional en Itapúa se encuentra investigando el entorno del hecho para poder determinar por qué se hizo ese tipo de operación utilizando equipamiento de la cartera antidrogas, sostuvo Giuzzio.

El titular de la SENAD aclaró que no es usual que los agentes de la institución realicen allanamientos y que nunca se opera sin la presencia de fuerzas especiales militares y de un representante de la Fiscalía. Además, necesariamente se debe contar con una orden judicial para llevar a cabo este tipo de intervenciones.

En el caso de los militares, generalmente van equipados con su tradicional uniforme camuflado (para para’i) y portando armas largas, mientras que los agentes de la SENAD solo poseen armas cortas y van identificados con su placas.

Fuente de la Noticia

Comentarios

Articulos Relacionados