Denuncia devela pésima situación en albergue

Denuncia devela pésima situación en albergue

La dueña de una vivienda en la que funcionaba hasta ayer una dependencia del Instituto de Bienestar Social (IBS) denunció que la cartera adeuda 15 meses de alquiler y dejó el lugar en pésimas condiciones. Desde el Ministerio lo niegan.

Sofía Segovia Almirón denunció en diálogo con ABC Color que hace años alquilaba al Instituto de Bienestar Social (dependencia del Ministerio de Salud) una vivienda donde funcionaba hasta ayer el Hogar Nuevo Horizonte, destinado a personas con discapacidad mental en proceso de reinserción, ubicado sobre la avenida Costa Azul y calle 12, de Limpio.

Nota relacionada: Abuelos piden quedarse en hogar Santa Teresita

Según Segovia, hace ya 15 meses (desde enero de 2018) que la cartera debe lo correspondiente al alquiler mensual del predio. Señaló que hubo varias promesas de que se pondrían al día, pero esto nunca ocurrió y ayer decidieron mudarse del recinto, dejando las instalaciones en pésimas condiciones y sin previo aviso.

La denuncia fue radicada en la comisaría 9ª de Limpio y ya previamente se inició un proceso de demanda judicial por el incumplimiento del pago.

La mujer sostuvo que -como reza el contrato- nunca dejó de pagar los servicios básicos de agua, energía eléctrica y teléfono, “por una cuestión de humanidad con los enfermos”.

Lamentó que esta situación se haya dado principalmente con la nueva administración estatal y, según argumentó, durante el Gobierno anterior esto no ocurría.

Condiciones infrahumanas

Consultamos sobre este caso a la licenciada María del Carmen Villar, directora general del IBS, quien aseguró desconocer lo concerniente a la parte financiera, ya que esto se maneja a nivel central, específicamente con la Unidad Operativa de Contrataciones (UOC), según afirmó.

De acuerdo con su versión, se vieron obligados a abandonar la vivienda debido a las condiciones de ésta, ya que la señora Segovia “nunca cumplió los términos del contrato, porque nunca puso en condiciones”.

Argumentó que por este motivo se vieron obligados a buscar otro lugar, ya que “se tenía a los usuarios de manera infrahumana; teníamos que ubicarles en un lugar digno”.

Negó que no se haya comunicado la mudanza y reiteró que la dueña nunca cumplió con las refacciones que eran necesarias en el lugar.

Fuente de la Noticia

Comentarios

Articulos Relacionados