Condenan a marido que atribuyó un amante a su esposa

Condenan a marido que atribuyó un amante a su esposa

Un tribunal unipersonal condenó por el delito de “difamación y daño” a un marido que había denunciado públicamente a su esposa de tener un amante. El condenado es José Rolando Gómez, y la querellante fue su entonces esposa, Verónica Ruiz Díaz.

Por Sentencia Definitiva (SD) número 12-TSU-2018, la jueza Eva Silva Amarilla condenó a la pena de 180 días multa (unos 14,6 millones de guaraníes), por los supuestos hechos punibles de difamación y daño. La condena guarda relación con un sonado caso ocurrido en el 2016, en el que el marido, Gómez, incendió el automóvil de su esposa e amenazó con suicidarse a lo bonzo, en el interior del mismo.

El hecho ocurrió en el estacionamiento, ubicado en un patio interno de las oficinas de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) en el barrio Buena Vista.

El escándalo, que se publicitó en los medios de comunicación y las redes sociales, derivó en el despido del entonces jefe del programa “Yporã” de la EBY, Eduardo Dose, el supuesto amante, y de la funcionaria Verónica Ruiz Díaz, quien se desempeñaba como su secretaria.

Uno de los afectados del aquel escándalo, Eduardo Dose, dijo que el hecho tuvo un impacto nocivo muy fuerte para ambos. A mí me truncó una brillante carrera que estaba iniciando, luego de venir de usufructuar una beca en Europa, y la funcionaria Verónica Ruiz Díaz quedó muy mal ante la opinión pública, y también perdió su trabajo por esa causa, señaló.

Añadió el mismo que por una cuestión de justicia y de reivindicación de la figura de ambos, resolvió hacer público el resultado de la querella por difamación que Ruiz Díaz había entablado contra su entonces esposo, Gómez.

Fuimos despedidos sin siquiera un sumario en la EBY, fuimos objeto del escarnio público porque se publicaron en las redes videos falsos de supuestos actos sexuales, y fuimos perjudicados, por eso, y en contra de algunas recomendaciones que me dicen que ya pasó y es mejor dejar las cosas atrás y olvidar, quiero hacer público el resultado del juicio, como una forma de reivindicar nuestro buen nombre, dijo.

Acotó Dose que en el juicio se esclareció con pruebas la inexistencia de videos y que el demandado aclaró que un grafiti que pintó en la pared de la oficina era solo a fin de perjudicar el trabajo y la imagen de ambos, y que pidió perdón por los hechos.

Fuente de la Noticia

Comentarios

Articulos Relacionados