Sobrefacturaciones de ANDE y reforma eléctrica

Sobrefacturaciones de ANDE y reforma eléctrica

Las públicas denuncias del presidente de la ANDE, Ing. Pedro Ferreira, acerca de las abusivas sobrefacturaciones aplicadas por el monopolio estatal a su cargo, que afectaron a numerosos clientes, facilitan a la ciudadanía entender la impostergable necesidad de una ley de la industria eléctrica que r

Es criticable la indolencia de nuestros políticos porque continúan manteniendo innecesariamente el monopolio de la ANDE en contra del artículo 107° de la Constitución Nacional, postergando la agonía ciudadana debida a los abusos en las facturas infladas, al pago por las abultadas pérdidas eléctricas, la mala calidad del servicio, los rutinarios cortes en el suministro y, como si fuera poco, soportando la recriminación por usar la energía eléctrica que le sobrefacturan a muchos a fin de mes.

Las altas autoridades del país abandonan a sus representados en un zoológico a merced de este monopolio hambriento, creado por sus leyes y mantenido a costa del bolsillo de los ciudadanos que son obligados a financiar las prebendas y el clientelismo electoral.

La ley eléctrica protegerá al cliente ante posibles abusos del distribuidor de electricidad mediante la creación de instituciones regulativas como una superintendencia de electricidad, que gestionará los reclamos ciudadanos, y eventualmente, establecerá fuertes penalidades en caso de comprobarse la veracidad de las quejas. En casos de mala calidad del servicio o cortes del suministro no programados, la superintendencia de electricidad aplicará las penalidades previstas, sin perjuicio de que la distribuidora deba acreditar en el siguiente período en la factura del cliente el importe del servicio no proveído.

Las pérdidas eléctricas que no fueran causadas por los efectos técnicos conocidos serán asumidas por las distribuidoras y bajo ningún pretexto serán cargadas a las facturas de los clientes como actualmente ocurre con aproximadamente US$ 120 millones anuales, que la ineficiente ANDE carga a sus clientes. Chilectra (Chile) tiene pérdidas eléctricas en el orden de 5.3% mientras que ANDE pierde 23% en distribución.

La ley eléctrica determinará libre competencia en generación de electricidad sujetos a la reglamentación técnica del despacho económico. Serán cubiertos aspectos tales como energías renovables, movilidad eléctrica, autoconsumo, redes eléctricas aisladas, entre otros.

El libre acceso a las redes de transmisión y de distribución así como los mecanismos de remuneración, peajes, niveles de calidad, y las revisiones tarifarias serán determinadas por la ley y su reglamentación correspondiente. Esto fomentará la competencia en estos sectores donde la tendencia al monopolio puede aflorar.

La libre competencia a nivel de comercialización de energía eléctrica facilitará la entrada de más actores en el sector con capacidad financiera y técnica lo cual provocará una avalancha de inversiones en el sector.

Paraguay es el único entre 20 países en Latinoamérica que aún mantiene cerrado su sector eléctrico. Por el contrario, si hubiéramos promovido la apertura del sector como la mayoría a finales de los años 90, una de las consecuencias altamente probables que pudo acontecer desde hace décadas atrás es que Paraguay hubiera podido contratar toda la electricidad de Itaipú y Yacyretá y vender a precio de mercado aquella energía no consumida, ya que en un ambiente abierto y de libre concurrencia hubiéramos desarrollado comercializadores locales con gran capacidad financiera y altamente profesional, como ocurrió en otros mercados eléctricos del mundo.

Ninguno de los Tratados de las hidroeléctricas prohíbe que Paraguay ejerza su derecho a comprar 50% de la energía disponible y vender la parte que no consume. El problema siempre estuvo en la incapacidad financiera de la ANDE, en sus escasas habilidades y poca experiencia así como su inapta estructura organizacional para enfrentar los dinámicos requerimientos de mercados competitivos que lo obliga a esperar el 2023 cuando la tarifa sea más barata por extinguirse la deuda.

La creación y sostenimiento del monopolio eléctrico causa muchos daños a la economía paraguaya limitando importantes inversiones en este sector ya que crece al ritmo de una única empresa, limita los planes de creación de nuevas industrias así como la expansión de las existentes, nos privó de tener mercados eléctricos para interconectarnos regionalmente y permitir el libre flujo de electricidad y obtener un respetable ingreso por la venta de electricidad a nuestros vecinos.

(*) Especialista del sector Energía

Fuente de la Noticia

Comentarios

Articulos Relacionados