UE aparca el “brexit” y da más tiempo a Londres para resolver el proceso

UE aparca el “brexit” y da más tiempo a Londres para resolver el proceso

LONDRES. La Unión Europea dejará el “brexit” en segundo plano tras acordar un nuevo retraso al 31 de octubre, concediendo más tiempo a la primera ministra británica, Theresa May, para desbloquear el proceso lo antes posible.

En una cumbre extraordinaria celebrada en Bruselas, los Veintisiete concedieron este miércoles a Londres una nueva ampliación de seis meses y medio al plazo de salida.

Esa decisión, adoptada tras intensas conversaciones entre los líderes, y con revisión en junio, evita, por lo pronto, que el Reino Unido tenga que abandonar el bloque de manera abrupta este mismo viernes.

Desde que en noviembre de 2018 ambas partes pactaron el acuerdo de salida, el texto no ha logrado el beneplácito del Parlamento británico, que lo ha rechazado en tres ocasiones desde el pasado enero, generando meses de arduas negociaciones con la UE para dar luz verde a varios retrasos del “brexit” o preparase para una hipotética salida brusca.

Los líderes comunitarios planean ahora, con este nuevo calendario, reducir el espacio que este “divorcio” ha ocupado en su agenda en los últimos meses.

La prórroga otorgada es flexible y el Reino Unido podrá dejar la Unión el primer día del mes posterior a que el Parlamento de Westminster ratifique el acuerdo de salida.

Esa solución, además, se encuentra a medio camino entre la extensión corta por la que abogaba Francia y la más larga que favorecía Alemania. Prevé, además, que el Reino Unido haya salido de la UE antes de que se forme la futura Comisión Europea y, por lo tanto, no tenga que nominar a un comisario para este organismo.

El portavoz jefe de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, declaró este jueves durante una rueda de prensa que “la unidad de la Unión Europea se preservó al completo” y que “no habrá renegociación del acuerdo de retirada durante el tiempo de la extensión”.

Por su parte, en una comparecencia ante el Parlamento británico, la primera ministra, Theresa May, defendió este jueves la prórroga y remachó que su “prioridad” sigue siendo sacar al país de la UE con un acuerdo “lo antes posible” ante el nuevo aplazamiento.

“Mi prioridad sigue siendo cumplir con el brexit y hacerlo de una manera ordenada, que no altere las vidas de la gente, por lo que sigo creyendo que debemos dejar la Unión Europea con un acuerdo lo antes posible”, afirmó la dirigente tory.

May también admitió la “profunda frustración” que este estancamiento político ha generado tanto en su país como entre sus socios europeos y aseguró que el Reino Unido seguirá cumpliendo “con todas sus obligaciones como Estado miembro, entre ellas la responsabilidad de la sincera cooperación”.

La dirigente tory aludió además a las negociaciones que su Ejecutivo mantiene con el opositor Partido Laborista con el objetivo de intentar recabar el mayor consenso posible dentro del Parlamento británico.

El Ejecutivo tendió la mano a la formación de Jeremy Corbyn en un intento por encontrar una salida con la que poner fin a la situación de impase, una práctica -negociar con la oposición- “no habitual en la política británica”, según reconoció hoy la “premier”.

“Alcanzar un acuerdo no será fácil, porque para que sea exitoso implicará que ambas partes tendrán que hacer concesiones”, dijo May, “profundamente convencida” de que dentro de esta “situación única”, es preciso “trabajar juntos”.

Por su parte, Corbyn consideró que esa nueva prórroga al “brexit” supone “un fracaso diplomático”.

“Esta segunda extensión en el espacio de una quincena representa no solo un fracaso diplomático, sino que supone otro punto de inflexión en la mala gestión del Gobierno de todo el proceso del brexit”, lamentó.

El líder del Partido Laborista advirtió de que, si el Gobierno conservador pretende que “estas negociaciones sean un éxito, deberá llegar a compromisos”.

La principal preocupación de los países que abogaban por otorgar a Londres una prórroga corta, con Francia a la cabeza, era que el Reino Unido impidiera el buen funcionamiento de la UE y bloqueara la toma de decisiones durante una extensión larga, que podría haber llegado hasta el año, como planteó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

El nuevo calendario estipula que si el Reino Unido sigue siendo Estado miembro entre el 23 y el 26 de mayo, cuando se celebrarán las elecciones a la Eurocámara, y no ha ratificado el acuerdo para el 22 de mayo, deberá convocar los comicios al Parlamento Europeo en su territorio.

Fuente de la Noticia

Comentarios

Articulos Relacionados