El Papa Fran­cis­co teme una gue­rra nu­clear

Con­ver­san­do con al­gu­nos pe­rio­dis­tas, en el vue­lo rum­bo a Chi­le, el Papa Fran­cis­co ex­pre­só te­mo­res ante un ac­ci­den­te que pue­da desatar una gue­rra nu­clear y les re­ga­ló una foto sí­m­bo­lo.

Al co­men­zar el Via­je Apos­tó­li­co a Chi­le y Perú, du­ran­te el vue­lo ha­cia la ca­pi­tal chi­le­na, el Papa Fran­cis­co hizo re­par­tir a los 70 pe­rio­dis­tas que lo acom­pa­ñan una foto to­ma­da en Na­ga­sa­ki, des­pués de la ex­plo­sión de la bom­ba ató­mi­ca en 1945. En el re­ver­so de la ima­gen, la fir­ma del San­to Pa­dre y la fra­se: «… el fru­to de la gue­rra», sub­ra­yan­do «la de­ses­pe­ra­ción del niño, ex­pre­sa­da en el ges­to de mor­der­se los la­bios san­gran­tes».

Una foto sím­bo­lo de la tra­ge­dia de la gue­rra

width=750

«Una ima­gen así con­mue­ve más que mil pa­la­bras», se­ña­ló el Papa y ex­pli­có que la ha­bía en­con­tra­do de ca­sua­li­dad y que lo ha­bía im­pac­ta­do pro­fun­da­men­te, por lo que la que­ría com­par­tir.

Ya en días pa­sa­dos el Os­ser­va­to­re Ro­mano ha­bía dado la no­ti­cia. Se tra­ta de una fo­to­gra­fía ins­tan­tá­nea, que fue to­ma­da por el es­ta­dou­ni­den­se Jo­seph Ro­ger O’­Don­nell, que ha­bía sido en­via­do des­pués de las ex­plo­sio­nes nu­clea­res a Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki. Re­tra­ta a dos ni­ños: uno pa­re­ce dor­mir lle­va­do a es­pal­das del otro. En reali­dad está muer­to. El her­mano que lo lle­va re­fle­ja un ros­tro car­ga­do de su­fri­mien­to y per­di­do en do­lor. Está es­pe­ran­do que lo cre­men.

El ‘fru­to de la gue­rra’ y los te­mo­res del Papa

Res­pon­dien­do a la pre­gun­ta de una pe­rio­dis­ta so­bre sus te­mo­res ante una gue­rra nu­clear, Fran­cis­co res­pon­dió: «Sí, de ver­dad ten­go mie­do. Es­ta­mos en el lí­mi­te. Bas­ta un ac­ci­den­te para des­en­ca­de­nar la gue­rra. A este paso, la si­tua­ción co­rrer el ries­go de pre­ci­pi­tar. Por lo tan­to, hay que des­truir las ar­mas, em­pe­ñar­nos en el desar­me nu­clear».

Les de­seo buen via­je

Du­ran­te el bre­ve sa­lu­do a los pe­rio­dis­tas, el Papa ex­pre­só su gra­ti­tud por el tra­ba­jo que les es­pe­ra, les deseó buen via­je y ex­pli­có que es­tu­vo es­tu­dian­do en Chi­le, du­ran­te un año, que tie­ne tan­tos ami­gos allí y co­no­ce bien el país. Mien­tras que co­no­ce me­nos el Perú, don­de fue dos o tres ve­ces, para al­gu­nos en­cuen­tros.

Fuente de la Noticia

Articulos Relacionados

Comentarios