Vigilar en tiempos de miedo

La Policí­a tiene, desde julio, cámaras especiales que detectan rostros y chapas de vehí­culos. Una organización que defiende los derechos cí­vicos de las personas en internet afirma que esta videovigilancia es una cuestión peligrosa para la privacidad.

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones invirtió G. 18.500 millones en un complejo sistema de videovigilancia que se implementa desde julio pasado en el área metropolitana. Conatel tenía un presupuesto asignado para este rubro y se lo cedió al Ministerio del Interior, que a su vez lo hizo con el Sistema de Emergencias 911.

Con este dinero se compraron 100 cámaras de videovigilancia, 44 cámaras de reconocimiento de chapas de vehículos, diez cámaras de reconocimiento facial y nueve torres de comunicaciones de radiobase, además de infraestructura y equipos inalámbricos de acceso. Además, la concesión implicó que la empresa Tecnología, Seguridad y Vigilancia del Paraguay S.R.L (TSV) se encargue del mantenimiento de este sistema por dos años y dé el sistema operativo (software) para que eso pueda funcionar. Estos datos se desprenden del informe La enajenación continua de nuestros derechos. Sistemas de identidad: biometría y cámaras de vigilancia no reguladas en Paraguay de la ONG Tecnología y Comunidad (Tedic); y de la propia Policía Nacional.

¿Y DÓNDE ESTÁN?

De acuerdo a este mismo informe, las cámaras de reconocimiento facial están ubicadas en sitios como la Terminal de Ómnibus de Asunción, el Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi y la sede del Congreso Nacional. Las cámaras de identificación de chapas de vehículos fueron ubicadas en sobre las Rutas I y II y algunos puestos de peajes de esos sitios.

Articulos Relacionados

Comentarios