Jueza de Itakyry habrí­a recibido US$ 100 mil de coima

Jueza de Itakyry habrí­a recibido US$ 100 mil de coima

Con una aberrante parcialidad manifiesta, la jueza de Itakyry y San Alberto, Eresmilda Román Paí­va, con antecedentes de hechos de corrupción, favoreció con un Acto Interlocutorio (AI)a unos brasileí±os que dijeron ser los dueí±os de la propiedad que esta siendo usufructuada por la Asociación de Trabajadores Agropecuarios El Mensíº (Agromensu), supuestamente movida por US$ 100 mil, segíºn denuncias existentes en contra de la magistrada.

De acuerdo a los datos, la jueza Luz Marlene Ruiz Díaz había resuelto otorgar al Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (INDERT), en el 2012, la posesión del inmueble individualizado con matrícula k 06/3463 del distrito de Itakyry, departamento de Alto Paraná, con una superficie de 2.989 hectáreas.

Tras esta diligencia judicial, el Indert, a su vez, cedió estas tierras bajo la figura de “mejor derecho”, a la Asociación de Trabajadores Agropecuarios El Mensú (Agromensu), para que realice cultivos en el sitio.

Según los antecedentes, la jueza de Itakyry y San Alberto otorgó al brasileño Francisco Hanke, un recurso de desahucio contra los de Agromensu, lo que significó una aberración jurídica, ya que no corresponde la medida otorgada, según los denunciantes.

Debido a esta actuación, la jueza Román Paíva fue denunciada ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados(JEM)por miembros de Agromensú. La leguleya, según las denuncias, habría recibido US$ 100 mil para favorecer a los terratenientes brasileños de la zona.

width=1040

En el 2012, el Indert había cedido las tierras en “mejor derecho” a Agromensú para que cultiven la tierra, teniendo en cuenta que las parcelas le peretenecen al Estado paraguayo. En tanto, la acción judicial a favor del Indert, le permitió a la institución ceder las propiedades a Agromensú, cuyos integrantes cumplieron a cabalidad lo estipulado en aquel entonces por los del Indert.

width=720Los beneficiarios del Indert procedieron a cultivar las tierras, tras agotar todas las instancias pertinentes y de rigor. En tanto, aparecieron unos ciudadanos brasileños aduciendo que eran los propietarios de las parcelas, pidiendo a los productores que abandonen el sitio, ya que estaban con los títulos de propiedad de dichas fincas.

A esta petición, la jueza Román Paíva accedió alegremente, sin cumplir con el protocolo establecido para el efecto, sin ningún tipo de pudor y mucho menos de ética, ya que habría sido “motivada” para resolver en contra de los productores asociados en Agromensú.

La actuación de la jueza Román Paíva deja mucho que desear, ya que no sería la primera vez que se la sindica en hechos de corrupción. Este caso es un hecho palpable de la forma en que se maneja la Justicia en esta zona del país, teniendo en cuenta que existe una denuncia seria al respecto.

width=900

Fuente de la Noticia

Comentarios

Articulos Relacionados