Dí­az Verón recibí­a 40.000 dólares semanales de importadores piratas

El fiscal con permiso, Javier Dí­az Verón, salvado ayer en la cámara de Diputados recibí­a US$ 40.000 desde el Este para proteger el esquema de contrabando y evasión que opera en el aeropuerto Guaraní­ de Minga Guazíº. Dí­az Verón habí­a incluso apartado a un fiscal que intentó investigar el esquema.

La protección fiscal a contrabandistas, evasores y falsificadores de Ciudad del Este se evidenció en reiteradas ocasiones. Uno de los esquemas más prósperos e intocables de esta ciudad es la denominada “esquema carguero”, que opera en Minga Guazú. Su nombre es debido a que enormes aviones cargueros provenientes de China que ingresan repletos de mercaderías, consistentes en electrónicos, piezas de celulares, ropas cosméticos, entre otros.

En cada viaje transportan hasta 150.000 kilos de productos varios que luego son distribuidos en Ciudad del Este y Saltos del Guairá, conforme a los datos. Según la investigación, estas mercaderías son ingresadas de contrabando mayormente, es decir, se paga solo por algunos kilos.

En varias ocasiones se habían detectado celulares a los que denominan genérico, es decir, sin marcas, acompañadas de stikers de renombradas marcas, o sea, falsificados, además de ropas y cosméticos también falsificados.

Este esquema nunca dejó de operar, pasando por gobiernos colorados como liberales como en la época de Fernando Lugo, Federico Franco y en la actual Horacio Cartes.

El periodista Augusto Barreto recordó el caso, pues en mayo del 2013, el fiscal Marcelino González intentó investigar el esquema y retuvo un convoy de camiones con 140.000 kilos de electrónicos. Sin embargo, en cuestión de minutos, vía telefónica fue apartado del caso y en su reemplazo se designó al fiscal de marcas, Juan Marcelo García de Zuñiga, quien liberó el cargamento con extremada rapidez.

Como la denuncia no prosperó a nivel local, Barreto junto a algunos abogados había recurrido a la Comisión Internacional de Juristas de Ginebra. En este entonces, Verón se había comunicado con Barreto en busca de poner paños fríos a la cuestión, según reveló el periodista.

“Esto era lo que le preocupaba al fiscal general. Las presiones internacionales (que son reales y mucho más fuertes que las nuestras), le podían echar a perder los 40.000 dólares semanales que venían del Este. Cómo y con quiénes los distribuía, es un dato que te voy a deber”, expresó el periodista en su cuenta de Facebook.

Más de 170.000 kilos fueron despachados en 27 minutos

La carga había ingresado al aeropuerto Guaraní a las 21:40 de un jueves 24 y fue liberada a las 11:00 del viernes. Llamó la atención la rapidez con que terminaron con los trámites aduaneros pero aún así se alegó que “tributó todo”. “Existen los despachos, se pagaron los tributos aduaneros y ni un solo producto que viola la ley marcaria fue encontrado por el fiscal especializado”, había alegado entonces el abogado Juan Carlos Duarte, un exfiscal que se encargaba de representar a los “importadores” en los procesos e investigaciones.

Ese mismo alegato había utilizado la entonces directora de Aduanas, Rocío Vallejo. Según copia de documentos, los más de 170.000 kilos de mercaderías se despacharon en 27 minutos.

Articulos Relacionados

Comentarios