De vendedor de ‘chupa chups’ a séptimo lugar en Medicina: la historia de Arturo

De vendedor de ‘chupa chups’ a séptimo lugar en Medicina: la historia de Arturo

Arturo Vera (20) es un vendedor de helados que, con mucha voluntad y dedicación, logró ingresar en el séptimo puesto a la carrera de Medicina en la Universidad Nacional de Itapíºa (UNI). En esta nota, te contamos la historia de vida de este joven encarnaceno que sueí±a con salvar vidas.

Arturo Vera tiene 20 años. Actualmente vive con su mamá, una vendedora de ropas, y su papá, un olero, en el barrio San Pedro de la ciudad de Encarnación.

Debido a que su familia es de recursos limitados, tuvo que ingeniárselas para ganarse la vida y obtener sus propios ingresos mediante la venta de helados, incluyendo a los famosos “chupa chups” que él mismo aprendió a elaborar.

Uno de los grandes sueños de Arturo siempre fue estudiar medicina, por ello, decidió probar suerte rindiendo el examen de ingreso en la Universidad Nacional de Itapúa (UNI).

Para sorpresa de muchos, este humilde “heladero” logró ingresar en el séptimo puesto de entre 280 postulantes, convirtiéndose así en un nuevo estudiante universitario que tendrá la oportunidad de seguir su formación académica en la carrera que le apasiona.

El canal Telefuturo se hizo eco de esta historia y logró entrevistar a Arturo para conocer en detalle todo lo que tuvo que pasar hasta llegar a tan destacable logro.

 

El mismo comentó que con la venta de helados pudo pagar una parte de todos los gastos que implicaba postularse a la UNI, entre matriculación y examen de ingreso, cifra que rondaba los G. 700.000. Es así como logró ayudar a sus padres, quienes completaron el dinero faltante.

“Desde chico ya luego pensaba en eso, siempre me inspiró ver películas y series con casos de enfermedades en las que se les atendía a los más necesitados. Eso me ayudó bastante, a saber qué quería en la vida, siempre me gustó la rama de la salud”, expresó Arturo durante la entrevista con el corresponsal de Telefuturo, Raúl Cortese.

Día a día, Arturo se dedica a la venta de helados recorriendo las calles que forman parte del circuito comercial de la ciudad, donde ya es conocido por varios de los comerciantes y pobladores que destacan su humildad y dedicación.

La municipalidad de Encarnación tuvo conocimiento de su historia de vida y decidió regalarle una computadora para que pueda realizar sus trabajos universitarios.

De esta manera Arturo Vera, un humilde vendedor de helados que recorre diariamente las calles encarnacenas para ganarse la vida, se convierte en otro ejemplo de superación y demuestra que la voluntad para salir adelante es suficiente para hacer que los sueños se hagan realidad.

Si alguien está interesado en ayudarlo, puedo comunicarse al número 0985 483 504.

Fuente de la Noticia

Comentarios

Articulos Relacionados