Niños deben evitar el celular

Niños deben evitar el celular

El celular, la tablet y la notebook que se emplean con visión cercana están causando muchos problemas en los estados de sueño, vigilia y en los ojos, sobre todo en los niños, según la Dra. Raquel Wattiez, presidenta de la Sociedad de Oftalmopediatría.

El uso de los dispositivos electrónicos ya se volvió una rutina diaria en los niños e, incluso, algunos padres se los dan a sus bebés sin dimensionar el daño que podría acarrear esta práctica.

En la actualidad existen muchos trabajos científicos que muestran que la luz de las pantallas digitales pueden provocar daños en el organismo, sobre todo cuando su uso es prolongado, dijo la Dra. Raquel Wattiez, presidenta de la Sociedad de Oftalmopediatría.

La profesional citó, por ejemplo, que estos dispositivos pueden alterar el ritmo circadiano o reloj biológico del cuerpo, que regula las funciones fisiológicas del organismo con los estados de sueño y vigilia, al usar las pantallas digitales antes de dormir, lo que resultaría perjudicial para la salud en general.

Según algunos trabajos recientes publicados en Estados Unidos y en Europa, ya se han encontrado hallazgos significativos en el cerebro de los niños entre 9 y 10 años de edad en promedio, debido al uso de teléfonos inteligentes, tablets y videojuegos por más de 7 horas al día. A través de estudios como la resonancia magnética se observó adelgazamiento prematuro de la corteza cerebral, parte fundamental del cerebro que procesa la información de los cinco sentidos y la inteligencia.

Otro dato que arrojaron estos estudios es que los niños que pasaban más de 2 horas al día frente a las pantallas digitales obtuvieron menor puntaje en pruebas de inteligencia y lenguaje. También se está estudiando si produciría adicción, similar a otros agentes.

Desde hace mucho tiempo se sabe que el uso prolongado y continuo de la visión cercana puede producir miopía o aumentarla, y más si se trabaja con luz artificial.

Ya se sabe que la exposición a la luz LED (que emite radiación azul) de las pantallas digitales, sin filtros externos, puede producir daños irreversibles en la retina, que es la capa neurosensorial del ojo. Esto se ha demostrado hace un par de años en laboratorio con células retinianas in vitro y con animales de experimentación (ratas). Y esto a largo plazo podría ocasionar una enfermedad de la retina que se denomina degeneración macular relacionada con la edad”, explicó la profesional. 

height=387

Lo que sí ocasiona, con certeza, es cansancio visual, que constituye uno de los motivos más frecuentes de consulta actualmente, sobre todo en la población infantil y adulto-joven.

Esto ocurre porque constantemente están mirando a corta distancia, en forma sostenida y prolongada, lo cual provoca un esfuerzo de enfoque o acomodación. Esto, a su vez, deriva en fatiga ocular, que se traduce en sensación de cansancio o somnolencia, molestias oculares inespecíficas como sequedad e irritación de los ojos y dolor de cabeza, que se agrava sobre todo en el caso de padecer un defecto refractivo no corregido o una alteración de la musculatura ocular extrínseca, como las forias.

Recomendaciones 

La Academia Americana de Pediatría, que es un referente a nivel mundial, recomienda evitar que los niños menores de 2 años usen dispositivos digitales. Los primeros 2 años de vida constituyen el periodo crítico del desarrollo cerebral y, por ende, visual y este desarrollo podría afectarse, manifestó Raquel Wattiez.

En los niños de entre 3 y 5 años de edad, las recomendaciones del uso de tales dispositivos son máximo 1 hora por día, para permitir otras actividades importantes para su desarrollo físico y mental.

Entretanto, con respecto a niños mayores y adolescentes, resulta difícil decir cuánto tiempo deberían usarlos.

height=301

Vivimos en un mundo tecnológico. Actualmente, la mayoría de ellos utilizan computadoras o tabletas para hacer sus tareas en el colegio o en la casa; luego está la televisión, los videojuegos y, por supuesto, los teléfonos; es decir que en promedio pasan más de la mitad del día con todos estos dispositivos. Lo que generalmente recomendamos es no usar los teléfonos más de 2 horas en niños mayores y adolescentes, y mejor aún, si pueden usarlos con intervalos de 20 a 30 minutos , puntualizó la doctora Wattiez.

Fatiga visual

Las consultas por cansancio visual o fatiga ocular relacionada al uso de dispositivos digitales han ido en aumento notablemente en los últimos años en la población en general y más aún en los niños y adolescentes. 

La profesional recomienda que, en caso de que se presenten síntomas de cansancio visual o fatiga ocular, pero principalmente disminución de visión, dolor ocular y dolor de cabeza, se debe consultar de inmediato al médico.

Agregó que la distancia ideal para visualizar el celular es de 30 a 40 centímetros de la cara, en tanto que al momento de manipular el celular, la postura ideal es erguida y no inclinando la cabeza, ya que esto duplica el peso de la cabeza sobre la columna cervical, produciendo a la larga lesiones, como contractura muscular intensa en zona del cuello, artrosis cervical y otras molestias.

Los niños no tienen necesidad del uso de celular o tablets, afirma. En caso de que los utilicen, debe hacerse bajo supervisión de un adulto y por tiempo limitado.

height=313

Epidemia mundial

Durante los últimos 50 años se ha duplicado el número de personas miopes en el mundo, informó la BBC en su página web. Según el portal, se estima que para 2020 un tercio de la población mundial será miope y para 2050 lo será la mitad de la humanidad.

Actualmente, la población asiática es la que más la padece a nivel mundial, donde se han realizado importantes trabajos para buscar un tratamiento preventivo farmacológico eficaz. En estas regiones se ha visto que los niños presentan una de las tasas más alta de miopía por el modo de vida que llevan; los niños pasan muchas horas en el colegio o las guarderías, muchos viven encerrados y gran parte del día con luz artificial y por consecuencia esto ha llevado a un incremento de la miopía en ellos, explicó la profesional. 

Si bien el uso de la tecnología es parte de la vida de los niños en los últimos treinta años, no debemos olvidar el relacionamiento humano de contacto directo. Dejar de lado el teléfono, la tablet y la notebook y visitar con los niños un parque, el zoológico o compartir un viaje al aire libre aporta más al desarrollo afectivo de la familia que horas y horas en línea en un dispositivo. 

Cuando lleguemos a casa, apaguemos el teléfono celular o dejemos de ver un capítulo de una serie y apostemos por charlar, por saber como les fue a los peques en el día, en la escuela. El tiempo en familia es cada vez más escaso y no vale la pena desperdiciarlo colocando en medio un teléfono. 

 

Fuente de la Noticia

Comentarios

Articulos Relacionados