Cómo llegamos a los Óscar

Cómo llegamos a los Óscar

A una semana de la entrega de los premios Óscar, hay varios filmes con posibilidades reales de alzarse con el premio a la Mejor Película, pero ningún candidato seguro.

El indicador más habitual y estadísticamente confiable para predecir qué filme se llevará el Óscar a la mejor película es el galardón del Sindicato de Productores de Estados Unidos (PGA).

En los últimos diez años, ocho de las películas que ganaron el PGA a la mejor película también fueron a ganar el premio principal de la Academia: Slumdog Millionaire en 2009, The Hurt Locker en 2010, El Discurso del Rey en 2011, El Artista en 2012, Argo en 2013, 12 Años de Esclavitud en 2014 – en un empate con Gravedad –, Birdman en 2015 y La Forma del Agua en 2018.

Las únicas excepciones en la última década fueron La Gran Apuesta, que ganó el PGA en 2016 pero perdió el Oscar ante El Renacido; y La La Land, que se llevó el premio de los productores en 2017 antes de que la Academia optara por reconocer a Moonlight en la categoría principal.

Teniendo eso en cuenta, la apuesta lógica para este año sería Green Book, el filme sobre racismo en el sur de los Estados Unidos de Peter Farrelly.

Una tendencia de los premios Óscar suele ser que el filme que gana mejor película tiene que tener al menos como nominado a su director en la categoría de Mejor Dirección, y Farrelly no está entre los nominados. Sin embargo, existen antecedentes a su favor como Argo, cuyo director Ben Affleck tampoco estuvo nominado, lo que no impidió que el filme ganara primero el PGA y luego el Oscar a la Mejor Película.

Sin embargo, controversias como acusasiones de acoso sexual contra Farrelly y declaraciones poco afortunadas del co-guionista del filme Nick Vallelonga referentes al Islam podrían jugarle en contra.

Quizá la segunda candidata más fuerte, entonces, es Roma, la película de Alfonso Cuarón sobre la vida de una familia y su criada indígena en el México de los años 70. El filme ha sido un éxito universal y ha llegado a una enorme cantidad de gente en todo el mundo gracias a su estreno vía Netflix, pero justamente el factor Netflix podría ser una desventaja en la carrera por el premio mayor, ya que la postura del servicio de streaming de pasar de estrenar sus películas en cines sin duda molesta a no pocos miembros de la Academia.

Aún así, con probables victorias en las categorías de Mejor Película de Habla No Inglesa y quizá incluso Mejor Director, es virtualmente imposible que Roma se vaya con las manos totalmente vacías.

Un filme candidato que ha ido creciendo en las estimaciones es Pantera Negra, la superproducción de Marvel Studios basada en el superhéroe del mismo nombre. La falta de controversias en torno a su rodaje o sus realizadores, el gigantesco impacto cultural y taquillero que tuvo desde su estreno hace un año, y la maquinaria de Disney que la escolta, hacen que muchos expertos consideren posible que la película de Ryan Coogler haga historia y se convierta en el primer filme de superhéroes en ganar el Óscar a la Mejor Película.

Un factor a favor de Pantera Negra fue su triunfo sorpresa en los premios del Sindicato de Actores, que le otorgó el galardón al mejor elenco. Dado que la Academia se compone mayormente de actores y actrices, esa victoria podría acabar teniendo peso en la noche de los Óscar.

Si la Academia decide jugarse por una opción más política, la candidata clara es El infiltrado del KKKlan, basada en la insólita historia real de un policía afroamericano que logró infiltrarse en el racista Ku Klux Klan. Por un lado, sería una declaración contra el racismo con menos detractores y controversia que Green Book, y por el otro la Academia estaría reconociendo a Spike Lee, un director con quien muchos perciben los Óscar tienen una deuda histórica.

Nace una estrella, la “remake” de un clásico del cine con Bradley Cooper y Lady Gaga, podría dar la sorpresa, aunque pocos pronosticadores parecen tomar esa posibilidad en serio. La película empezó con fuerza su campaña hacia los premios hace algunos meses, pero parece haberse quedado rezagada casi al azar.

Menores son las chances de Bohemian Rhapsody, que quizá podría salirse con el premio al Mejor Actor para Rami Malek por su interpretación del icónico vocalista de Queen Freddie Mercury, pero cuyas chances en la categoría de Mejor Película son más bien nulas después de una recepción mixta tirando a negativa del filme por la crítica y, más importante para este menester, las múltiples acusaciones de abuso sexual contra su director Bryan Singer.

Fuente de la Noticia

Comentarios

Articulos Relacionados